top of page

mi primer ataque de ansiedad


Recuerdo claramente cómo mi vida, a pesar de estar formado como psicólogo, se convirtió en una montaña rusa de responsabilidades laborales y presiones incesantes. Parecía paradójico que, a pesar de tener conocimiento en el campo de la psicología, yo mismo me encontrara luchando contra los ataques de ansiedad. Pero esta experiencia me enseñó una lección invaluable: nadie está exento de enfrentar desafíos en su propia vida.



A medida que me sumergía en el proceso de sanación personal, comprendí que mi formación profesional no me hacía inmune a los desafíos emocionales y mentales. Me di cuenta de que, al igual que mis pacientes, yo también necesitaba trabajar en mí mismo y confrontar las partes de mí que requerían atención y cuidado.



Fue un momento de humildad y crecimiento personal, aceptando que, como ser humano, tenía mis propias limitaciones y vulnerabilidades. Reconocer esto no disminuyó mi valía como psicólogo, sino que me permitió ser más auténtico y empático con los demás.

A través del apoyo de un coach y mi propia dedicación, comencé a implementar las mismas técnicas y estrategias que enseñaba a mis clientes. Aprendí a mirar hacia adentro, a cuestionar mis creencias limitantes y a reconfigurar mis patrones de pensamiento y comportamiento. Este proceso no solo me ayudó a superar mis propios desafíos, sino que también fortaleció mi capacidad para ayudar a otros en su camino de transformación personal.





Mi experiencia personal me recordó que la vida es un viaje constante de aprendizaje y crecimiento. Aunque tengamos conocimientos y herramientas profesionales, también necesitamos aplicarlas en nuestra propia vida. Nadie está exento de enfrentar desafíos internos, y reconocer eso nos brinda la oportunidad de ser más compasivos y comprensivos con nosotros mismos y con los demás.



Con mis conocimiento personales, he experimentado de primera mano la importancia de trabajar en uno mismo y cultivar un equilibrio interno. Esta experiencia me ha permitido conectar de manera más auténtica con las personas que me piden la ayuda y transmitirles un mensaje de esperanza y fortaleza, recordándoles que el crecimiento personal es posible para todos.


La vida nos presenta desafíos inesperados, pero al enfrentarlos con valentía y disposición a crecer, podemos encontrar una mayor autenticidad, felicidad y bienestar en nuestro camino.





5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page